miércoles, 27 de mayo de 2015

Un cuentito para empezar...

Érase una vez…. un árbol.

Parecía quietito, aunque temblaba de miedo…

Parecía altivo, erecto, fuerte! Pero por su savia corría una duda: hasta cuándo me dejarán aquí?
Sus raíces se agarraban cada vez más al suelo, para estar bien preparado a aferrarse a su tierra, en caso que lo vinieran a buscar.